Getsemaní, un barrio con mucha historia

Getsemaní, un barrio con mucha historia

A pocos metros de la zona exclusiva de la ciudad amurallada y saliendo por la Torre del Reloj, se encuentra Getsemaní, uno de los barrios más tradicionales y populares del centro histórico de Cartagena de Indias, y que resiste los efectos negativos que ha tenido el turismo en otras zonas del centro de la ciudad, como el sector de San Diego, en donde toda la población nativa fue desplazada para darle paso a exclusivos restaurantes, hoteles de lujo y bares que llegaron de la mano de inversiones extranjeras, hecho que los habitantes de Getsemaní buscan evitar.

Durante mucho tiempo Getsemaní fue un sector prohibido para los turistas, pues el barrio siempre ha sido estigmatizado por algunos sectores sociales de Cartagena de Indias como un barrio pobre e inseguro, razones totalmente alejadas de la realidad. Con el trabajo de sus habitantes nativos, el barrio se ha transformado en una de las nuevas alternativas para disfrutar de la Cartagena real pues en medio de las calles de este sector del centro histórico de la ciudad aún habitan cartageneros nativos que permiten sentir cerca esa ciudad popular y caribeña que casi siempre se oculta en el lujo del turismo de Cartagena de Indias.

Ese carácter tradicional y popular del sector de Getsemaní ha atraído a otro tipo de viajeros que no buscan lujo ni comodidad, sino que por el contrario buscan sentir de cerca la ciudad de Cartagena y entrar en contacto con su gente y sus costumbres populares, en este sector del centro histórico de la ciudad es posible disfrutar de un ambiente más descomplicado.

Los habitantes nativos de Getsemaní no quieren que su barrio desaparezca para darle lugar a hoteles, restaurantes y bares, pues es precisamente la cotidianidad del barrio lo que ofrece una alternativa diferente a los viajeros que visitan el centro histórico de la ciudad, otra opción frente a los sectores exclusivos y excluyentes del corralito de piedra y con una cotidianidad diferente a la de sectores como Bocagrande o el resto de la ciudad amurallada.

Como calles y lugares emblemáticas de este histórico barrio, podemos encontrar la Calle Larga, la Calle de San Antonio, la Calle de Las Palmas, la Calle de Lomba, la Calle de Carreto, la Calle de Guerrero, la Calle de San Andrés, la Calle de Santa Isabel, la Calle de Reducto, la Calle de Media Luna, la Calle de Solar de Julio, el Parque Centenario, la Iglesia de la Santísima Trinidad, la Iglesia de San Francisco y las Murallas de Getsemaní.